Método D' Hont

El Sistema D'Hondt es un método electoral que se utiliza, generalmente, para repartir los escaños de un parlamento o congreso, de forma no estrictamente proporcional al número de votos obtenidos por cada candidatura.

Tras escrutar todos los votos, se calculan una serie de divisores para cada lista. La fórmula para los divisores es V/N, donde V es el número total de votos recibidos por la lista, y N son números enteros que van desde 1 hasta el número de escaños de la circunscripción objeto de escrutinio. Una vez realizadas las divisiones de los votos de cada candidatura entre cada uno de los divisores desde 1 hasta N. La asignación de escaños se hace entre las candidaturas que hayan alcanzado las cotas mínimas establecidas en el reglamento electoral. Por ejemplo, las candidaturas municipales deben conseguir un mínimo del 5% de los votos totales para acceder al reparto de concejales; y las listas insulares también deben alcanzar al menos el 5% de los votos para acceder al reparto de Consejerías en cada Cabildo.

El sistema electoral autonómico canario está diseñado en el Estatuto de Autonomía, de acuerdo con los principios constitucionales y regulado por la Ley Orgánica del Régimen Electoral General del Estado, conocida como LOREG- y por la Ley canaria 7/2003 de 20 de marzo, de Elecciones al Parlamento de Canarias.

Hasta tanto no se apruebe la ley electoral prevista en el artículo 39 de la Ley Orgánica 1/2018, de 5 de noviembre, de reforma del Estatuto de Autonomía de Canarias, se se fija en setenta el número de diputados y diputadas del Parlamento de Canarias. Sesenta y un escaños se distribuirán entre las circunscripciones insulares de la siguiente forma: 3 por El Hierro, 8 por Fuerteventura, 15 por Gran Canaria, 4 por La Gomera, 8 por Lanzarote, 8 por La Palma y 15 por Tenerife. Los nueve escaños restantes se asignarán a la circunscripción autonómica de Canarias.

A efectos de la elección en las circunscripciones insulares, solo serán tenidas en cuenta aquellas listas de partido o coalición que hubieran obtenido, al menos, el 15 por ciento de los votos válidos de su respectiva circunscripción insular, o, sumando los de todas las circunscripciones insulares hubieran obtenido, al menos, el 4 por ciento de los votos válidos emitidos en la totalidad de la Comunidad Autónoma.

A efectos de la elección en la circunscripción autonómica, sólo serán tenidas en cuenta aquellas listas de partido o coalición que hubieran obtenido, al menos, el 4 por 100 de los votos válidos emitidos en la totalidad de la Comunidad Autónoma.

Para las listas que superen esos mínimos se ordenan los cocientes de las divisiones de mayor a menor y se asignan los escaños en orden hasta que se agoten.

De este modo, se favorecen mayorías estables (no es necesario obtener más del 50 por cierto de los votos para obtener la mayoría absoluta) y se reduce la fragmentación del arco político.